20 de noviembre, Día Mundial de la EPOC

Por: Dra. Mónica Patricia Hein Wertz

sano_vs_epocEl acrónimo “EPOC” hace referencia a la denominación en castellano de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Se refiere a una enfermedad crónica de los pulmones, que cursa con cierre de los bronquios o cierre de la vía aérea, poniendo en dificultades a los pulmones, enfermos de forma progresiva, para recibir el aire necesario para la vida.
La EPOC, ¿una enfermedad desconocida?

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad desconocida por la mayoría de la población española, e incluso negada e infravalorada por los propios afectados. En comparación con otras enfermedades como el cáncer o la enfermedad de Alzheimer, su repercusión mediática es muy inferior, a pesar de que el impacto clínico, social y económico supera al de estas enfermedades.

Según el estudio EPISCAN, un 10,2 % de las personas que fuman entre los 40 y los 80 años padecen EPOC; de ellos, un 73 % estaría sin diagnosticar, es decir, que aún no saben que sufren esta enfermedad. Actualmente, sufren EPOC más de 2 millones de españoles, pero se prevé un aumento de esta cifra, ya que esta enfermedad está vinculada al tabaco, y aproximadamente un tercio de los españoles fuma, de los cuales, entre un 20 y un 25%, desarrollarán esta enfermedad pulmonar.

En España vamos a asistir a una verdadera epidemia de EPOC en los próximos años. Si estudiamos los cambios porcentuales de muertes ajustadas por edad entre 1965 y 1998, se observa que las muertes causadas por enfermedades coronarias descienden un 59 % y las causadas por ictus un 64 %, mientras que las causadas por la EPOC aumentan en un 163 %. Se calcula que en 2020 la EPOC será la tercera causa de muerte.

Es una enfermedad muy frecuente, más en varones que en mujeres, que afecta a una de cada diez personas de entre 40 y 80 años en nuestro país, aunque más de la mitad de los afectados desconocen que la padecen, y por lo tanto no se tratan de forma adecuada.

La EPOC es una enfermedad grave, progresiva, que puede llevar al paciente a la muerte, pero que también es evitable.

Causas:
  • Los principales factores de riesgo de EPOC son: tabaco, exposición laboral a polvos orgánicos e inorgánicos, sustancias químicas y vapores, uso frecuente de combustibles (gas, leña) para cocinar y calentar en ambientes sin la ventilación apropiada.
  • La EPOC resulta de interacciones complejas entre factores de riesgo y susceptibilidad individual.
  • El principal consejo es evitar el consumo de tabaco, la exposición pasiva al mismo y a ambientes con polvo, gases y humos.

Muchos de los factores de riesgo clínico para EPOC pueden ser modificados reduciendo la tasa de declinación de la función pulmonar, de manera que si una persona ya ha desarrollado la enfermedad puede todavía modificar el curso natural de la misma.

Síntomas de EPOC:

Los pacientes que tienen EPOC presentan unos síntomas muy característicos. El principal síntoma es la disnea, o sensación de falta de aire, que se inicia de forma insidiosa cuando la enfermedad es leve a su comienzo y que se convierte de forma progresiva en una incapacidad primero para hacer ejercicio y después para caminar o hacer las labores habituales. Esta disnea, poco valorada por los pacientes al inicio, progresa hasta hacer que el enfermo necesite oxígeno como apoyo a su respiración que acabará resultando insuficiente.

Otros síntomas, presentes en unos pacientes más que en otros, son la tos y la expectoración aumentada.

Estos dos síntomas acompañan a la instauración de la bronquitis crónica que acompaña a muchos de los enfermos con EPOC.

¿Cómo se confirma el diagnóstico?

Cuando se presentan los síntomas descritos debe realizarse una espirometría. Es una sencilla prueba de respiración con la que se mide la capacidad pulmonar soplando el aire de los pulmones en un aparato, llamado espirómetro, herramienta fundamental para esta.

La EPOC es una enfermedad prevenible, ya que en España su principal causa es el tabaquismo y, por lo tanto, es de enorme importancia difundir en la población los efectos perjudiciales del consumo de tabaco como principal causa de esta enfermedad.

Deja un comentario