El cáncer es curable

cancer1

Con estatus de epidemia mundial, las cifras de cáncer se prevén alarmantes y en aumento de cara a los próximos años.  En 2012 murieron de cáncer 8,2 millones de personas en todo el mundo, cifra que incluye 4 millones de muertes prematuras, personas en edades comprendidas entre los 30 y 69 años.

Si no se toman medidas urgentes para fomentar una mayor conciencia sobre el cáncer y si no se ponen en marcha estrategias globales para abordar esta enfermedad, la previsión es que en 2025 el número de muertes prematuras por cáncer se eleve a la alarmante cifra de 6 millones al año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que se podrían salvar un millón y medio de vidas al año si se logra el objetivo de reducción del “25% para 2025”, acordado por todos los países en mayo de 2013 en la última asamblea de la OMS celebrada en Ginebra. Para llegar a este objetivo es necesaria la responsabilidad colectiva de respaldar a los países con bajos ingresos y recursos para hacer frente a esta enfermedad porque serán en los que se prevé el mayor aumento de la carga del cáncer.

El cáncer además de tener un tremendo impacto en la humanidad, también  provoca uno económico. Se estima que para el año 2030 el costo anual del cáncer llegará a los 458 mil millones de dólares.

Para esto la OMS también prevé un paquete básico de estrategias para tratar los factores de riesgo del cáncer más comunes que son el consumo de tabaco, el consumo perjudicial de alcohol, una dieta poco saludable y la inactividad física, cuyo costo rondaría los  2 mil millones de dólares al año.

Cuatro mitos erróneos

Hoy en el marco del Día Mundial contra el Cáncer, la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC) lanzó una campaña mundial con eco en más de 110 países donde ofrece toda la evidencia disponible para derribar cuatro mitos erróneos alrededor de la enfermedad y basados en el objetivo 5 de la reciente Declaración Mundial sobre el Cáncer.

La UICC es la única organización no gubernamental dedicada exclusivamente al control mundial del cáncer. Trabaja junto a la American Joint Committee on Cancer (AJCC) y su misión es eliminar el cáncer y mejorar sus tratamientos.

A pesar de la era de la hiperinformación en la que estamos inmersos, la ausencia de una comunicación de calidad sumada a un gran número de países con falta de recursos y atención médica adecuada ayudan a que los mitos alrededor del cáncer sigan existiendo.

Aquellas creencias erróneas más frecuentes que se registran en gran parte de las comunidades, la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) las resumió en estos 4 mitos:

1) No es necesario hablar sobre el cáncer; 2) No existen signos ni síntomas del cáncer; 3) No se puede hacer nada contra el cáncer y 4) No existe derecho a recibir atención sanitaria para el cáncer.

Un mensaje potente

El Día Mundial contra el Cáncer es una iniciativa de la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC) y es una jornada oficial reconocida internacionalmente desde 2005. La UICC, como encargada de la actividad, tiene la función de coordinar la campaña mundial que constituye la iniciativa anual más importante de concientización pública dedicada al cáncer. Se conmemora el 4 de febrero de todos los años y el objetivo es evitar millones de muertes a través de una mayor concientización sobre el cáncer en la población general y el llamado a la acción a los gobiernos para que emprendan medidas contra esta enfermedad.

Repasemos en detalle cada uno de los cuatro mitos que se transformarán en los disparadores de un mensaje potente sobre el cáncer.

Mito 1: No es necesario hablar sobre el cáncer

Aún cuando el cáncer puede ser un tema difícil de tratar, especialmente en determinadas culturas y entornos, abordar la enfermedad abiertamente puede mejorar su evolución a nivel individual,  de comunidad y de políticas.

Hablar sobre el cáncer con la pareja, la familia, los amigos o los compañeros de trabajo puede ayudar a aliviar los sentimientos de miedo, enfado, tristeza, soledad o ansiedad.

En muchos entornos el cáncer continúa siendo un tema tabú y las personas con cáncer a veces son objeto de una estigmatización y discriminación tales que podrían impedirles procurarse atención médica.
Los grupos de apoyo pueden ofrecer un entorno protector y de acompañamiento para las personas con cáncer y las ayudan a expresar sus sentimientos y reducir la ansiedad y el miedo. Además, proporcionan un espacio seguro en el que pueden compartir información sobre las opciones de tratamiento y sus efectos secundarios.

La reincorporación al trabajo es un paso importante para recuperar la estabilidad, el contacto social y los ingresos. Las empresas que muestran una actitud de apoyo contribuyen a reducir la ansiedad y proporcionar la capacidad y la confianza necesarias para afrontar el cáncer en el trabajo.

Mito 2: No existen signos ni síntomas del cáncer

La concientización es el primer paso hacia la detección precoz y la mejora del pronóstico del cáncer. Para muchos cánceres, como el de mama, el de cuello uterino, el de piel, el bucal, el colorrectal y determinados cánceres infantiles, los beneficios de la detección precoz son indiscutibles.

cancer2

Salvo algunas excepciones, un cáncer en su fase inicial responde mejor a los tratamientos que en sus fases tardías. La detección precoz de los signos de advertencia iniciales de algunos tumores malignos tiene especial relevancia en los entornos de bajos recursos y, en algunos casos, no requiere el uso de ningún tipo de tecnología de diagnóstico especializada.

Para muchos países en desarrollo, disponer de profesionales calificados especializados en el cáncer para diagnosticar y controlar la enfermedad sigue siendo un reto, ya que la mayoría se enfrenta a una escasez pronunciada de oncólogos y de otros especialistas, incluidos los histopatólogos.

En el caso del cáncer de cuello uterino, los estudios han puesto de manifiesto que inclusive una sola citología entre los 30 y 40 años, puede reducir en un tercio el riesgo de por vida de una mujer de presentarlo.

Mito 3: No puedo hacer nada contra el cáncer

Las condiciones y los hábitos de las personas en su vida personal y en el trabajo repercuten en su salud y en su calidad de vida.

El consumo de tabaco, el factor de riesgo más común, está vinculado al 71% de todas las muertes ocasionadas por cáncer de pulmón y representa al menos un 22% del total de las muertes por cáncer. En función de las tendencias actuales, se estima que el tabaquismo acabará con la vida de mil millones de personas en el siglo XXI.

El alcohol es un factor de riesgo del cáncer que está estrechamente relacionado con el aumento del riesgo de cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon y mama; también puede aumentar el riesgo del cáncer de hígado y de colon en la mujer.

El sobrepeso y la obesidad también están estrechamente relacionados con el aumento del riesgo de cáncer de colon, mama, útero, páncreas, esófago, riñón y vesícula biliar.

La OMS estima que se producen 177 mil muertes de cáncer cada año relacionadas con la exposición laboral a determinados carcinógenos, y que el amianto es la causa de una de cada tres muertes.

Se estima que las infecciones crónicas son las causantes de aproximadamente un 16% de todos los tumores malignos mundiales y esta cantidad aumenta a casi un 23% en los países en desarrollo.

Mito 4: No tengo derecho a recibir atención sanitaria para el cáncer

Existe una disparidad en el ámbito del cáncer entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo que afecta a la mayoría de los tumores malignos.

Los pacientes que residen en países en vías de desarrollo, cuyo cáncer se podría curar en los países desarrollados, sufren y mueren debido a la falta de concientización, recursos y acceso a servicios médicos y de salud de calidad relacionados con el cáncer.

Más del 85% de las 275 mil mujeres que mueren cada año a consecuencia del cáncer de cuello uterino viven en países en vías de desarrollo.

Y más del 70% de los 160 mil casos nuevos de cáncer infantil diagnosticados cada año en todo el mundo carecen de acceso a un tratamiento eficaz. El resultado es un índice de supervivencia bajo (alrededor de un 10%) en algunos países, frente a aproximadamente un 90% en algunos de altos ingresos.

En muchos casos, la brecha más grande e inaceptable en torno al tratamiento del cáncer se debe a la falta de cuidados paliativos adecuados y la falta de acceso a medicamentos para aliviar el dolor.

El dolor de casi el 90% de las personas que padecen cáncer, incluidos los niños, se puede controlar con unos pocos medicamentos y, a pesar de ello, muchos países tienen un acceso limitado o nulo a un tratamiento adecuado del dolor.
La desigualdad en el acceso a los servicios de atención para el cáncer está asociada al nivel socioeconómico, de manera que las poblaciones pobres y vulnerables no pueden permitirse medicamentos costosos, además de tener que enfrentarse a otros obstáculos de acceso, como la distancia a los centros donde poder recibir un tratamiento de calidad.

Las diferencias de profesión, sexo, grupo étnico y, especialmente, las educativas también están vinculadas a los factores de riesgo de cáncer más comunes.

Los números

Los investigadores estiman que para 2030, 1,7 millones de casos de cáncer serán diagnosticados en Latinoamérica y el Caribe y habría más de un millón de muertes anualmente debido al cáncer.

“Los países latinoamericanos han centrado su inversión en salud en la prevención y el tratamiento de enfermedades infecciosas, mientras el gasto en enfermedades no contagiosas, como el cáncer, no ha seguido el mismo ritmo”, destacó el estadounidense Paul Goss, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, y quien lideró el equipo de expertos que realizó el informe.

Fuente: UICC (Union for International Cancer Control)

Deja un comentario